top

Una conversación con Anna Wintour

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

anna 5

Fotografía de Vogue.es

¿Nos provocan?  Armani dice que ha llegado la moda “New Normal”, los modernos la llaman “normcore”, MaxMara dice que es moda con estética working  “elevar el confort a la categoría de máximo estilo”, y llega Anna Wintour y nos dice que las tendencias ya no existen, que existe la calle y la sociedad.

Entra en el museo del traje de Madrid, aparece Anna Wintour, estilizada y sin impactar, sin estridencias y muy fiel a su imagen, es ella y nada más que ella, la de siempre. Un tono de voz constante, sin decir una palabra más alta que otra, seria y sin alardes emotivos, con muy buena dicción. Una presencia neutra, sólida y cortes que generan intriga. La sala dejó de respirar unos minutos tras el aplauso a su recepción, más de uno tuvo dificultades en su respiración al verla. La edad media de la sala rondaba los 25 años, estudiantes, soñadores y energía pura en pocos metros cuadrados, con la mismísima Anna Wintour frente a nosotros.

Nos aporta las perspectivas reales en su discurso neutro

Se aparta del factor “celebridad”, está trabajando, es su pasión. Su discurso toca temas como la cultura, el cine, libros, estudiar, tecnología o crisis. Las palabras más pronunciadas inspiración y éxito empresarial. Defiende una sociedad inclusiva, libre de prejuicios, con un fuerte afán por valorar las cosas que realmente tienen valor (lo artesanal), fundamental la colaboración y cooperación (destaca la presencia de Givenchy en el desfile de Gucci).

Aprovechar  “lo bueno” que nos ofrecen los avances tecnológicos sin renunciar al diálogo humano y a la comunicación, sin perder ese valor, nos comenta como propuso “casi como un reto” que nadie entrara con un móvil en la última cena anual que dio en NY, y como pudo observar el poder de la conversación entre los asistentes. Además del valor de lo artesanal Anna Wintour destaca en su discurso en Madrid el poder de una historia real, una historia de verdad en una marca. Como que esa que explica que Slow Artist no está aquí por casualidad (el por qué de Slow Artist).

La hora se esfuma como si fueran segundos, ni un minuto más de lo previsto. Nos permitimos sacar nuestra pequeña conclusión de palabras tan sabias como las de Anna, que seamos muchos y buenos diseñadores siempre suma, enriquece y abre nuevas mentes. Seamos fieles a nuestra identidad, contemos nuestra moda e historia y demos valor a lo que realmente lo tiene…

Más normal de lo que parece, y tan solo una conversación, así es Anna Wintour

 

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario